Felices fiestas…y pastéis de Belém

Ya sabéis que ando muy ocupada, pero no podía dejar de felicitaros la Navidad y obsequiaros con una nueva receta.

Los pastéis de Belém son una de las especialidades más características de la repostería portuguesa, y consisten en unas cestitas de masa de hojaldre rellenas de una especie de crema catalana hecha con nata.
Se fabrican desde 1837 en una confiteria muy antigua que hay justo al lado del monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belém, en Lisboa. Y ahí fue justamente donde los probé por primera vez. Aunque no son exclusivos de esta pastelería, ya que también los hacen en otras muchas pastelerías de Portugal.

Me encantaron por su sencillez y sabor delicado. Así que una vez regresé a casa después de nuestro viaje a Portugal, estuve buscando la manera de prepararlos, y aunque en parte deben su fama a una supuesta “receta secreta” originaria del convento, no es difícil encontrar diferentes recetas para elaborar estos pastelitos. Muy probablemente se nos escape algun ingrediente o truco secreto de la receta original, pero el parecido en textura y sabor es realmente asombroso.

Ingredientes:
  • 1/2 litro de nata líquida.
  • 1 palo de canela.
  • corteza de limón.
  • 6 yemas de huevo.
  • 175 gramos de azúcar (receta original 275 gramos).
  • 50 gramos de maizena.
  • hojaldre.
  • leche.
  • mantequilla para los moldes (si son de silicona no es necesario engrasarlos)
Preparación:
Empezamos preparando la crema de nata. Para ello se pone a calentar la nata con el azúcar, la canela y la piel de limón. Cuando empieza a hervir, se sacan la canela y la piel de limón y se añade la maizena disuelta en un poco de leche, y pasándola por un colador para evitar los grumos. Se deja al fuego hasta que empieza de nuevo a hervir, y entonces se añaden las yemas disueltas en otro poco de leche. Se mueve sin parar con unas varillas manuales, para evitar grumos, y se deja a fuego lento hasta que la crema espese, procurando que no llegue a hervir para evitar que se corte el huevo.

A continuación forramos con el hojaldre unos moldes rígidos o de silicona de los de magdalenas o muffins. Si tenemos un hojaldre rectangular lo enrollamos en espiral y luego cortamos círculos de 1 cm. Pincelamos los moldes con mantequilla (si son de silicona no es necesario) y extendemos la masa.
Luego, cuando la crema se ha enfriado un poco y esté a temperatura ambiente,  se rellenan los moldes forrados de hojaldre y se llevan al horno, precalentado a 250º. Se hornean entre 15 y 20 minutos, o cuando se ve que el hojaldre está cocido y la crema empieza a tostarse por la superficie. Deben estar un poco tostaditos. Yo puse el horno a 200º, en la receta original ponía cocer a 250º.
Para sacarlos del molde con facilidad hay que dejar que se enfríen un poco, si intentamos desmoldar al sacarlos del horno se nos van a romper. Se sirven tal cual o bien rociados con un poco de azúcar glass y canela. Están igual de ricos templados que fríos.

Un pensamiento en “Felices fiestas…y pastéis de Belém

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *