Piruletas de chocolate

Estas piruletas son de lo más fácil y vistoso, y siempre triunfan. La verdad es que un bocadito de chocolate suele apetecer a todo el mundo, sean niños o mayores.
Ingredientes:
  • chocolate al gusto (puede ser negro, blanco o con leche). Yo las preparé todas con chocolate negro, que es el que a mí más me gusta.
  • Palitos de brocheta pequeños (o palitos especiales para piruletas o polos).
  • Decoración al gusto: frutos secos, galletas tipo “quelitas” (personalmente me encanta la combinación de galleta salada y chocolate), fruta deshidratada, bolitas de colores para decorar tartas, lacasitos, azúcar moreno, vainilla, coco rallado, sal maldon, etc.

Preparación:

Para hacerlo correctamente debemos fundir el chocolate, al baño maría o en el microondas a pequeños intervalos de tiempo de unos 20 segundos como máximo (mucho cuidado con el chocolate blanco, se quema con muchísima facilidad). También es una buena opción fundir el chocolate blanco en el microondas en función descongelación, así nos aseguramos que no se quema tan fácilmente.
Una vez hemos fundido el chocolate tenemos dos opciones: preparar directamente las piruletas (que es lo que yo hice en esta ocasión, básicamente por falta de tiempo) o atemperar o templar el chocolate para conseguir más brillo y una textura regular y lisa.
Si deseamos entretenernos y atemperar el chocolate verteremos una parte del chocolate (2/3 partes) sobre el mármol de la cocina (que esté muy limpio) y con una espátula vamos recogiendo y estirando el chocolate para conseguir que esté a la temperatura indicada. Necesitaremos un termómetro de cocina.

Cada tipo de chocolate tiene una temperatura:

– Cobertura con leche: Fundido entre 40º-45ºC. Enfriado a 27º-28ºC. Atemperado a 29º-30ºC.
– Cobertura negra: Fundido entre 50º-55ºC. Enfriado a 28º-29ºC. Atemperado a 30º-31ºC.

– Cobertura blanca: Fundido entre 30º-35ºC. Enfriado a 26º-27ºC. Atemperado a 28º-29ºC.

Luego metemos todo el chocolate del mármol en el cazo donde habíamos dejado una parte del chocolate a temperatura de fundido y vamos uniendo poco a poco e ir removiendo hasta alcanzar la temperatura exacta del atemperado. Es importantísimo respetar las temperaturas con exactitud.

Una vez tenemos el chocolate listo y a la temperatura adecuada ponemos el chocolate en mangas pasteleras (si queremos hacer diversas formas) o con una cuchara formamos círculos, y vamos formando las piruletas sobre papel de hornear o papel film. Ponerle el palito y decorarla al gusto. Dejamos que enfrien y las reservamos en un lugar fresco hasta el momento de servirlas. Mejor no introducirlas en el frigorífico porque el chocolate se pone blanco.

Nota: Podéis ver más claramente como se atempera el chocolate en el vídeo del blog Delícies de rebost.

Celíacos: Receta apta. Siempre usando chocolate sin gluten y decoraciones también aptas para celíacos. Los lacasitos son sin gluten.

Un pensamiento en “Piruletas de chocolate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *