Granola casera

La granola es una mezcla de copos de avena, semillas, frutos secos y miel que se hornea hasta que queda crujiente. Una vez horneado le podemos añadir pedacitos de chocolate, de frutas deshidratadas o secas, coco en escamas, o cualquier otro ingrediente que nos guste.

La podemos tomar a la hora del desayuno o merienda, en leche o añadirla al yogur. Si la acompañamos de fruta fresca (plátano, manzana, fresas…) ya tenemos un súper desayuno, saludable y cargado de vitaminas.

Ingredientes:

  • 200 g. de copos de avena
  • 20 g. de avellanas peladas
  • 20 g. de nueces
  • 50 gramos de semillas variadas
  • 4 cucharadas soperas de aceite (de sésamo o de oliva)
  • 2 cucharadas soperas de miel
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 3 cucharadas soperas de concentrado de manzana, o sirope de arce o ágave.
  • opcional (1 cucharadita de esencia de vainilla o de canela molida).

Preparación:

En una bandeja de hornear mezclamos los copos de avena, el azúcar moreno y las semillas.

Batimos la miel, el concentrado de manzana, el aceite y la esencia de vainilla (si la ponemos) y lo añadimos a la bandeja mezclando bien con las manos para que todos los ingredientes secos queden bien cubiertos. Luego añadimos los frutos secos.

Introducimos en el horno, pre-calentado a 150 ºC, a media altura. Horneamos durante unos cinco o seis minutos. Retiramos del horno, removemos y volvemos a introducir unos minutos más hasta que adquieran un ligero tono dorado, observando regularmente para que no se queme.

Retiramos del horno y dejamos que se atempere sobre la misma bandeja. Una vez esté completamente fría y crujiente es el momento de introducir la fruta seca (pasas, orejones, etc) ya que si las añadimos antes se secan. Finalmente introducimos la granola en un bote hermético y la guardamos en un sitio seco.

Se conservará en buen estado durante unas dos o tres semanas, aunque a mi no me dura tanto, me encanta abrir el bote y comerlo tal cual, en seco.

La cantidad de miel, sirope o concentrado de manzana va a gusto de cada persona, podéis ir probando hasta encontrar vuestro punto justo. Yo no le pongo demasiado, pero si os gusta que quede más apelmazada le podéis poner más.

Celíacos: receta apta si usamos copos de avena sin gluten y nos aseguramos que el resto de ingredientes está libre de trazas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.